Avid Media Composer: la solución elegida por la UC3M

Por Gina Pegnotti

Sergio Márquez Herradón es profesor de postproducción digital en la UC3M (Universidad Carlos Tercero de Madrid), una de las universidades españolas más reconocidas en el ámbito de la comunicación audiovisual y co-fundador de la empresa NOMADA MEDIA S.L. dedicada a la Producción Audiovisual.
Estuvimos conversando con él acerca de su formación y de sus actividades como docente y profesional de la industria audiovisual.

 

¿Cómo fueron tus inicios?
Estudiécomunicación audiovisual en la Universidad Complutense en Madrid. Al terminar me di cuenta de que me habían dado aspectos muy generales pero que para conocer el sector en sí mismo hay que vivir el día a día del audiovisual.

¿Tuviste clases específicas de edición y postproducción?
No. Yo terminé de estudiar en el 2002. Teníamos un Avid que compartíamos entre 40 o 50 personas. Luego se hizo una selección natural. Había gente a la que no le interesaba, entonces íbamos al sótano las mismas 10 o 20 personas donde estaban los ordenadores. Ahí comenzó mi interés por Avid.

¿En España es normal que las facultades tengan platós tan grandes como el de la UC3M?
No todas. La UC3M es de las mejores en la carrera de comunicación audiovisual, tiene aproximadamente 57 licencias de Avid. Ese es uno de los motivos por los que trabajo acá, por mis conocimientos de Avid. Las carreras antes eran demasiado prácticas entonces después al trabajar en un estudio uno estaba desconectado de la realidad, había leído de todo, pero nunca había tocado un programa. Hoy esta más equilibrada la formación teórica con el manejo de equipos.

¿Cómo comenzó tu carrera profesional?
Cuando terminé de estudiar conseguí trabajo en el área de sonido en la televisión del Parlamento de España. Funcionaba como un servicio público, todos los canales del panorama español pedían las imágenes a este canal. Era una responsabilidad increíble, chavales de 22 o 23 años encargados de la realización,  mover las cámaras,  grabar el audio… para que las declaraciones de los Diputados, Ministros o el Presidente saliera luego en los canales más importantes. Gracias a ese tipo de trabajos empezamos a entender lo que era trabajar en el medio.

¿Qué usabas para editar sonido?
Al principio usaba el Acid Pro o Nuendo, pero finalmente llegué al Pro Tools. Porque todo iba bien con esos programas cuando se quedaba entre amigos y yo, pero cuando progresas acabas necesitando una sala de mezclas o de otros profesionales, hay que compartir sesiones y no quieres correr el riesgo de perder todo tu trabajo, entonces Pro Tools acaba siendo la selección natural para cualquier profesional.

¿Cuándo diste el salto al área de video?
En 2008 o 2009 empezaron a llamarme la atención las nuevas cámaras de alta definición que llegaban a España. La cámara que revolucionó las cosas aquí fue la primera RED ONE abriendo las puertas al 4k. Fue la cámara que por fin competía en resultados con los fotoquímicos.

Adentrándonos en el mercado de los jóvenes y tu experiencia en el día a día con los alumnos: ¿En general están en contacto con Avid Media Composer o utilizan más otros programas como Premiere? ¿crees que se está masificando el Avid gracias al MC First?
La verdad que el Premiere se usa mucho entre los jóvenes. Ellos son los futuros profesionales y si no han tenido la suerte de formarse con Avid van a tener una laguna tremenda para lograr acceder a puestos de trabajo en la gran industria. Lo peor es que a largo plazo puede que no haya demanda de Avid, porque si nunca lo han usado no lo van apedir y ellos son los futuros empresarios. Creo que Avid ha acertado al remodelar, simplificar y hacer sus productos compatibles con diferentes máquinas, así como también al haber creado la versión “First” gratuita. Antes Pro Tools solo funcionaba con sus tarjetas de sonido, entonces todo el gran público que tenía tarjetas más baratas o incluso mejores no podía usarlo. Este cambio de mentalidad empresarial es clave para que a medio plazo vuelva a tener el mercado que quizás haya perdido parcialmente.

¿Hoy en día en el mercado laboral cuáles son los programas que más se solicitan? ¿cuáles debe aprender a utilizar un alumno de comunicación audiovisual?
Ahora mismo el panorama es complicado. Se ha fomentado un concepto de producción donde una o dos personas resuelven todo, entonces el perfil que se demanda es muy polivalente: cuantas más máquinas sepas trabajar mejor. El problema es que puedes crear un profesional que sabe poco de mucho y entonces no llega a utilizar las herramientas bien, tiende incluso a menospreciar el software y el hardware pensando que no funciona bien y es que no le ha dedicado tiempo para comprobar como funciona de manera óptima. Fundamentalmente hay que conocer 2 o 3 programas de edición, desde luego Avid tienes que saber usarlo, pero también debes conocer otros programas porque nadie puede entrar directamente a ser un editor de Avid. Será antes ayudante, auxiliar, sincronizará audio con video y trabajará en otras plataformas. Durante ese proceso seguramente venga muy bien manejar softwares como el Premiere que está muy difundido en la industria independiente.Entonces te diría Avid para llegar a los grandes nichos de mercado y mientras tanto debes saber Premiere. En España Da Vinci pareciera que también va a ser importante.

¿Para corrección de color recomendarías usar Da Vinci y para edición Avid, o mejor hacer todo en uno?
Avid tiene la herramienta Symphony, el tema es que al ser más cara no siempre vamos a montar esa herramienta. Blackmagic ha evolucionado con el Da Vinci y su versión gratuita tiene una buena corrección de color. Mediante exportación de EDL, XML o Color Decision List se puede hacer ese camino de “edita en un programa y haz la corrección y confórmalo en otro”. Ese camino ahora mismo es muy importante porque como he dicho antes: el escenario actual es híbrido y pocas veces se hace todo en un solo programa.

¿Te dedicas a diseñar flujos de trabajo?
Si, también. Para diseñar esos workflows hay que tener una visión muy general de casi todas las herramientas. Conocer lo que hay en el mercado y tener años de experiencia para saber qué funciona y qué no, dónde puedes ahorrar tiempo y dónde no conviene. Idealmente se debe diseñar en conjunto la parte de video y la de sonido, no merece la pena hacer un flujo de trabajo estupendo de video si vas a complicarle la vida al de sonido.

¿Tienes una forma de trabajo y aplicaciones que uses siempre para diseñar tu workflow?
No se puede encontrar un solo patrón que sirva de comodín para todos los proyectos porque nunca hay un cliente igual al otro.

Tienes que tener muchos años de experiencia, haber pasado por todo tipo de situaciones, de problemas y de soluciones para sentirte cómodo pensando el proceso desde que empieza la grabación hasta que termina. Si me hablas de aplicaciones todoterreno que me gustan para editar elijo Avid por la seguridad que me da, es un sistema súper fiable. Para todo lo que tenga que entregar rápido uso Premiere. Pro Tools se lleva muy bien con Media Composer, pero a veces no tengo un Pro Tools cerca y busco otra solución como el Audition o el Nuendo.  Pero si quieres compartir el proyecto y trabajar con un equipo grande de profesionales, ahí hay que elegir herramientas que faciliten esa comunicación como Media Composer con Pro Tools.

¿Qué opinas sobre la velocidad en la que avanza la tecnología y como afecta esto a la creación de contenido?Siempre se habla de que esta evolución de lasnuevas tecnologías y la posibilidad que tenemos en el móvil, cámaras y ordenadores ha llevado a una democratización… La realidad es que, salvo muy pocas excepciones, se ha producido un bajón a todos los niveles en riqueza de argumentos y en calidad de acabado de una pieza. Porque no son lo mismo esos micrófonos a los que tenemos acceso todos que un micrófono de estudio con su suspensión, su quita vientos y su alimentación especifica. Por un lado, hemos experimentado una riqueza de accesibilidad al llegar a mucha más gente, pero por otro lado creo que nunca hemos tenido tan baja calidad visual y auditiva en los medios audiovisuales.

¿El público se volvió menos exigente?
Podría decirse que sí. Tenemos acceso a calidades que antes eran inimaginables, pero la gente aprovecha el 30 % de su micrófono, de su cámara o de su ordenador. Tenemos tanto que al final usamos un 10 % de aquí, un 15 % de allá y si luego tampoco somos expertos en un software de edición de video o de audio al final del 100 % que podemos obtener de calidad estamos usando un 30 % o un 40 %. La realidad es que quedó una brecha entre las cosas de muy buena calidad y las que están dando vueltas en el día a día. Además, en el aspecto local de España la industria audiovisual nunca fue muy grande. El panorama esta cambiando un poco ahora con la presencia de Netflix que esta produciendo mucho en Italia, en España y ahí se abre una nueva opción. Estecontenido llega por internet y con muy buena calidad visual. Otra puerta optimista que se abrió es la tendencia de los “home theaters” por intentar volver a tener altavoces, televisores etc de calidad en casa.

¿Qué le aconsejas a los jóvenes estudiantes de carreras relacionadas a la comunicación audiovisual y a la gente nueva en el medio?
Lo primero es no cerrarse sólo a una plataforma. Es el principal error, porque como colorista o como editor puede que no desarrolles tus trabajos solo, en tu casa, sino que tal vez te lleven al estudio de una productora y te encuentras con Avid, con Baselight y con Mistika. Entonces hay que diversificar. Segundo, hay que estar al día e informado. Hay que estar subscripto a newsletters, ir a ferias para conocer qué se esta demandando y ver las tendencias. No necesariamente tener la última versión del último software, pero si estar al tanto de que existe.

Por tu experiencia como usuario y como profesor ¿en qué crees que deben enfocarse las empresas del sector audiovisual para llegar a los jóvenes que serán losfuturos clientes?
Hace falta un trato muy cercano con el usuario, hay que tener mucho feedback y no solamente de los grandes editores de películas sino también de las universidades y de las escuelas, tanto de losjóvenes como de la gente que lleva 20 años en el negocio. Hay que estar conectado con las pequeñas industrias que rodean a un editor: los fabricantes de cámaras, las instituciones que desarrollan estándares y normas, los fabricantes de equipos, etc. Hay que adaptarse a los cambios que cada vez son más rápidos. En Tokio 2020 ya se habla del 8K. Las plataformas deben ser permeables a estas cámaras y a estos equipos informáticos.

You may also like